VIAJAR POR ZONAS REMOTAS CON CARAVANA: ALASKA

Al pensar en Alaska, automáticamente se nos viene a la mente la idea de una tierra salvaje y exótica, gobernada por el clima extremo. La gran variedad de programas de televisión que se han puesto de moda contando la vida en este lejano lugar no hacen más que confirmar nuestras impresiones.

Sin embargo Alaska es mucho más que eso. Es un lugar donde la libertad se experimenta de otra manera. Éste es un lugar donde podrás entrar en contacto con la naturaleza como en ningún otro lugar en el mundo, donde la civilización parece escasa frente a los cientos de kilómetros sin rastros de vida humana

Este basto estado, ubicado en el extremo norte de América está formada por grandes montañas de picos nevados, vastas zonas boscosas, lagos y glaciares que forman algunos de los paisajes más bellos del mundo y en tu viaje descubrirás que no por nada es conocida como “La última frontera”.

Acompáñanos en esta guía para viajar por zonas remotas con caravana, pues hoy es el turno de Alaska y te contaremos todo lo que necesitas saber antes de emprender tu viaje.

Documentación necesaria para viajar

Los ciudadanos españoles no necesitan visado para hacer turismo en EE.UU siempre y cuando su visita no exceda los 90 días. Solo necesitas un pasaporte de lectura electrónica y rellenar un formulario online llamado ESTA (Electronic System for Travel Authorization) que debe completarse como mínimo 72 hrs antes de viajar a los Estados Unidos.

Es imprescindible también que cuentes con permiso de conducir internacional que puedes tramitar en cualquier Dirección General de Tráfico por solo 10 euros. Técnicamente no es necesario, pues no es legalmente obligatorio en Estados Unidos, pero nunca falta el policía que pueda llegar a pedirlo y generarnos un inconveniente.

¿Cual es la mejor época para viajar?

Si tus intenciones son recorrer Alaska en autocaravana, entonces te recomendamos el período estival que va de junio a septiembre. No obstante desde mediados de mayo el clima comienza a ser menos hostil. En esta época las temperaturas rondan entre los 15° y los 25°.

Dentro de este período se encuentran abiertos todos los parques nacionales, hoteles, campings y restaurantes, que pueden ser de gran ayuda en nuestro recorrido. Incluso si vas a finales de agosto, podrás disfrutar de alguna que otra aurora boreal.

Algunos lugares que no pueden faltar en tu recorrido

Anchorage

En este tipo de viajes, Anchorage suele ser el punto de partida pues es la ciudad que cuenta con aeropuerto y donde podemos encontrar varias compañías de alquiler de autocaravanas si no has tenido la oportunidad de hacer ningún intercambio con Van Van Swap.

Aunque no es la capital, es la ciudad más grande de todo Alaska y si bien no cuenta con atractivos turísticos, es un excelente lugar para abastecerse de provisiones, información turística y comenzar el recorrido.

Seward

La capital de los fiordos de Kenai, es un lugar al que vale la pena destinarle unos días para disfrutar de su Parque Nacional, contemplar el desprendimiento de los glaciares y avistar ballenas y leones marinos.

Valdez

Este pueblo pesquero situado entre la montaña y el mar es la puerta de entrada a Prince William Sound, una de las tantas áreas protegidas de Alaska. Desde aquí podrás navegar con un barco por los fiordos del estuario Príncipe Guillermo hasta el inmenso Glaciar Columbia.

Russian River

Una parada imprescindible de al menos un día, ya que a orillas de este río repleto de salmones podremos ver a los osos en su ambiente natural pescando. En pocos lugares podrás fotografiarlos en su hábitat natural tan cerca.

En la zona de Russian River también podrás aprovechar para realizar trekking por increíbles zonas boscosas.

Homer

Este pequeño pueblo al sur de Kenai es un excelente lugar para hacer una parada de descanso y reaprovisionarse. Pero también una excelente oportunidad para practicar pesca, pasear por sus playas, andar en kayak o realizar algunas de las excursiones en avioneta para avistar osos.

Crescent Creek Trail

Si hay un lugar por el que vale la pena caminar o recorrer en bicicleta, ese es Crescent Creek Trail, un lugar rodeado de bosques, lagos y montañas que ofrece algunos de los paisajes más bellos de Alaska.

Denali

Una visita imprescindible en Alaska es la de su principal parque nacional, Denali National Park, allí se encuentra la montaña más alta de Norteamérica, Mount McKinley con nada más y nada menos que 6194 metros sobre el nivel del mar. Aquí también podrás hacer trekking, por la naturaleza virgen y avistar osos.

Hay quienes recomiendan recorrer con paciencia los 215 kilómetros de la Denali Highway, una carretera de grava cuyos paisajes son de los más increíbles de Alaska. Pero eso ya queda a consideración del conductor designado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *